Utilizamos cookies propias y de terceros para ofrecer nuestros servicios y recoger datos estadísticos. Continuar navegando implica su aceptación. Más información Aceptar
11-01-2017

Huella de carbono: rediseñando la forma en que hacemos las cosas

En los últimos años, un número creciente de profesionales se ha interesado por el enfoque «de la cuna a la cuna» con el objetivo de diseñar pensando en el uso presente y futuro de los materiales como verdadera estrategia de reducción de la huella de carbono.

La denominación "de la cuna a la cuna" procede del año 1976, cuando el arquitecto Walter R. Stahel y Genévieve Reday, en el informe "The Potential for Substituting Manpower for Energy", hablaron de la necesidad de una economía circular y de cuál podría ser su impacto en la creación de empleo, la competitividad económica, el ahorro de recursos y la prevención de residuos.

Como reacción a esta propuesta, algunos expertos propusieron que las empresas ejercieran una responsabilidad sobre el producto «de la cuna a la tumba» (denominación utilizada en el ámbito de la huella de carbono para referirse a las emisiones que se producen desde que se obtiene la materia prima hasta el desecho del producto tras su por parte del concumidor final), perfectamente compatible con el modelo económico lineal predominante.

Frente a ello, Stahel replicó que el «de la cuna a la tumba» era simplemente una renovación del marketing tradicional y que la solución realmente sostenible pasaba por crear productos duraderos que se encontraran dentro del bucle de «la cuna a la cuna».

Años más tarde, el químico alemán Michael Braungart y el arquitecto estadounidense William McDonough refinaron el concepto y lo redefinieron como una nueva manera de pensar a la hora de hacer las cosas, publicando el libro "Cradle to Cradle: Remaking the Way We Make Things", que se ha convertido en una referencia en materia de diseño sostenible y ha contribuido a consolidar esta línea de pensamiento y actuación.

Tradicionalmente, la consigna principal del ecologismo ha sido "Reducir, reutilizar, reciclar". Los autores proponen mediante este libro un cambio de enfoque. Reducir el impacto sobre el medioambiente provocaría una ralentización del mismo, pero más rápido o más despacio estaríamos llegando a un mismo final. Frente a este panorama proponen que se atajen los problemas desde su misma raíz, es decir, que en vez de reducir los consumos de energía, nos centremos en que desde el propio diseño y concepción de cualquier producto, estrategia o política se tengan en cuenta todas las fases de los productos involucrados (extracción, procesamiento, utilización, reutilización, reciclaje...) de manera que ni siquiera sean necesarios los gastos de energía, incluso que el balance de gastos y aportes sea positivo.

Llevado a un ejemplo práctico esto implicaría que si un edificio gasta mucha energía con el aire acondicionado y la iluminación, en vez de (o mejor a la vez que) optimizar el rendimiento de la maquinaria y la instalación de paneles fotovoltaicos, proponen concebir el edificio desde su inicio planteándose el aprovechamiento de la ventilación cruzada y de la iluminación natural para no necesitar el gasto de energía que se produciría de otra forma. Incluso el edificio produciría más energía de la que consume (y depuraría el agua que pasa por él, etc).

Un proceso de diseño «de la cuna a la cuna», por tanto, se asegura de que todos los materiales que se utilicen podrán reutilizarse, retornar al ciclo industrial o volver a la tierra sin contaminar.

Esta tendencia, que se está manifestando en un número cada vez mayor de organizaciones y que va más allá de su política de RSC, viene avalada por estudios que demuestran una vinculación creciente entre la preocupación de las empreas por la sostenibilidad y la mejora de la experiencia de cliente.  

Teniendo en cuenta esto, para ayudar a las empresas a ser más sostenibles, McDonough y Braungart han creado la Certificación C2C, que evalúa y garantiza que los productos cumplen los parámetros «de la cuna a la cuna» y para ayudar a las empresas a la gestión de cumplimiento de estos parámetros de calidad en Fama Systems disponemos de la herramienta FAMA SOStenible.

Fuentes:
Braungart, M.; McDonough, W.: Cradle to cradle. Rediseñando la forma en que hacemos las cosas, Madrid, McGraw-Hill, 2005.
Wikipedia
Documental "De la cuna a la cuna" https://www.youtube.com/watch?v=BezpqQBBark

Si te ha gustado este contenido, síguenos a través de nuestra página de empresa en LINKEDIN
¡y no olvides compartirlo a través de estos enlaces!